SOCIEDAD CIVIL, DATOS Y SUPERVISIÓN DE LOS ODS: QUÉ HEMOS APRENDIDO HASTA AHORA Y NUESTROS PLANES PARA CONTINUAR AVANZANDO

Por Jack Cornforth

 

En el 2015, CIVICUS, a través de la iniciativa DataShift, buscó impulsar un debate sobre cómo en la sociedad civil podemos colaborar para utilizar datos para supervisar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En principio, esta tarea requirió investigar sobre los diferentes tipos de datos que la sociedad civil  está generando y cómo las está usando, así como contactar a diferentes actores de la sociedad civil con el fin de conocer sus opiniones acerca de cómo podríamos coordinar estos esfuerzos. A raíz del gran afán por continuar con estos primeros debates y construir a partir de lo que ya habíamos aprendido, DataShift celebró un evento abierto, “Supervisión para la ciudadanía por la ciudadanía”, en el marco de la Asamblea General de la ONU en Nueva York en el mes de septiembre del año 2015. Se buscó incentivar a la población a que pruebe y mejore algunas de estas primeras propuestas y reflexione sobre cómo traducirlas en acciones concretas.

 

La visión global

 

Una frase que a menudo escuchamos es que la sociedad civil y los datos generados por los ciudadanos no son solamente necesarios para supervisar los ODS, sino que también serán esenciales para implementarlos. Para que los planes de implementación nacional aborden efectivamente las áreas de prioridad, deben basarse en información sólida. Y en la mayoría de los lugares, esta información será más detallada y más precisa si proviene de una variedad de fuentes, incluyendo la sociedad civil.

 

Una vez que los esfuerzos de implementación están en acción, la sociedad civil y los datos generados por los ciudadanos serán fundamentales para determinar si los elementos más transformadores de la agenda del 2030 se están convirtiendo en realidad, tales como la reducción de desigualdades y la igualdad de género. Estos son aspectos que los organismos de estadísticas nacionales por sí solos no pueden medir adecuadamente y, por lo tanto, necesitarán trabajar con la sociedad civil y otros actores para obtener un panorama más preciso del avance.

 

Los participantes de nuestro evento de Nueva York recalcaron que los datos generados por los ciudadanos y por otras fuentes “no oficiales” pueden tener una variedad de usos en cuanto a la medición del avance de los ODS. Sobre todo, pueden complementar a las fuentes de datos oficiales para brindar una mirada más amplia del avance. No obstante, en algunas instancias, estos datos no oficiales serán esenciales para el analizar en detalle datos dudosos de los gobiernos y para cuestionar las implementaciones inadecuadas. Por lo tanto, esto significa que no es necesario elegir entre (1) la integración de los datos generados por la sociedad civil y los ciudadanos a los informes oficiales o (2) la presentación de informes sombra por parte de la sociedad civil. Consideramos que ambos son necesarios. Las diferentes circunstancias requerirán enfoques diferentes, pero no debemos restringirnos por los mecanismos y los indicadores que presentan el proceso de seguimiento y revisión de la ONU y los esfuerzos de supervisión que manejan los gobiernos.

 

Cómo avanzar con nuestra iniciativa

 

En nuestro evento en Nueva York muchos coincidieron en que debemos poner la vara alta y, en última instancia, crear un mecanismo global que reúna los datos relacionados a los ODS generados por los ciudadanos y por la  sociedad civil de un amplio espectro de organizaciones e iniciativas. En la otra punta del espectro, están aquellos que piensan que debemos comenzar de a poco y probar la idea con el fin de generar el impulso y luego masificarlo. Sí es evidente que necesitamos  trabajar en materia nacional, regional y global para supervisar el avance en los ODS, y analizar de qué manera estos niveles se pueden conectar.

 

Para profundizar este trabajo, a comienzos de 2016, CIVICUS, a través de DataShift estará lanzando algunas actividades interesantes:

 

*Una iniciativa para examinar, de manera concreta, cómo los datos generados por los ciudadanos pueden complementar las fuentes de datos oficiales para medir el avance del ODS 5 (igualdad de género) en Kenya y Tanzania. A través de este trabajo, en el este de África, vamos a involucrar a diversos grupos de interés en los desafíos y las oportunidades asociadas con el uso de múltiples fuentes de datos para supervisar e impulsar el avance de dicho ODS. Asimismo, nuestro deseo es construir una metodología que pueda aplicarse a otros ODS en estos países y el mundo.

 

  • Con el asesoramiento de socios y colaboradores clave de la sociedad civil, la generación de información y la tecnología, desarrollar una prueba de concepto de una plataforma online para emplear datos generados por los ciudadanos y la sociedad civil provenientes de diferentes organizaciones y lugares para supervisar el avance de los ODS a nivel global y nacional.

 

  • Convocar a un grupo de trabajo que se dedique a la supervisión y la responsabilidad como parte de una iniciativa más amplia de la sociedad civil global con el objetivo de asegurar que los gobiernos que adoptaron los ODS y el Acuerdo por el Cambio Climático de París en 2015 cumplan sus compromisos y asuman la responsabilidad por los mismos.

 

Nos aseguraremos de conectar nuestro trabajo con la nueva Asociación Global para el Desarrollo Sostenible de los Datos, en el cual CIVICUS es el socio mayoritario. También esperamos trabajar con otras redes y plataformas que ya están realizando un excelente trabajo en esta agenda, como la red Transparencia, Responsabilidad y Participación (TAP, por sus sigla en inglés) y el Instituto Abierto, que recientemente lanzó su dispositivo de seguimiento de ODS.

 

¡Hay trabajo muy importante por hacer; y esperamos trabajar con muchos de ustedes para avanzar en 2016!