¿Por qué una revolución solidaria para el activismo?

¿POR QUÉ UNA REVOLUCIÓN SOLIDARIA PARA EL ACTIVISMO?


¡Podremos cambiar el mundo cuando los activistas en los frentes de las luchas sociales obtengan reconocimiento, recursos y apoyo!

Es hora de respaldar a los activistas de base

Los activistas de base son agentes de cambio valiosísimos que trabajan junto a sus comunidades promoviendo el empoderamiento local. Los activistas ayudan a modificar leyes injustas, a proteger la paz, los derechos humanos y la equidad, y hasta suelen ser los primeros en asistir a sus comunidades durante emergencias. Su labor es crucial, especialmente ahora que las injusticias sociales, políticas y económicas crecen alrededor del mundo, agravadas por la pandemia de la COVID-19.

Sin duda, estos activistas deberían disponer de suficientes recursos y solidaridad para sostener sus causas y sus medios de vida. Sin embargo, la realidad es diferente. Los activistas trabajan con recursos y apoyo menguantes mientras, además, enfrentan a grupos e instituciones corruptas que les restringen, atacan y silencian.

Hay barreras que separan a los activistas de los donantes y las organizaciones aliadas (como las ONG internacionales) y que obstaculizan el flujo de recursos esenciales hacia el activismo de base. Por ejemplo, muchos donantes y aliados tienen dificultades para entender, confiar y conectar con los grupos de base. Esto ocurre en parte porque hay estigmas, distintas mentalidades y hasta ciertas dinámicas de poder.

Desafortunadamente, no hay espacios donde los activistas, donantes y aliados puedan construir el entendimiento mutuo que hace falta y entablar relaciones y alianzas significativas. Su interacción suele limitarse procesos transaccionales de concesión de fondos y de consultas que, por lo general, no sustentan lazos fuertes entre las partes.

Estas barreras impactan en la cantidad y calidad de recursos que se destinan al activismo de base. Gran parte de la financiación para la sociedad civil se destina a organizaciones que se consideran más estables, capacitadas, confiables y menos “controversiales”. Por otro lado, los limitados recursos para los activistas de base están sujetos a requisitos excesivos, fomentan la competencia entre activistas y no siempre corresponden a las realidades, valores y visiones locales. Además, los fondos casi nunca contribuyen a la subsistencia de los activistas o las necesidades básicas de sus grupos.

Los activistas han sido empujados a ser cada vez más resilientes frente a estas circunstancias. Pero la situación no es sostenible. Por eso, ahora están pidiendo un cambio urgente.

¡Comencemos la Revolución solidaria para el activismo!

Esta revolución es un llamado liderado por grupos de activistas para romper las barreras, mentalidades y dinámicas de poder que separan a los activistas de base de los donantes y organizaciones aliadas, y que bloquean el flujo de recursos y nuestro poder e impacto colectivo. Imaginamos poder conectarnos mediante una solidaridad absoluta, cultivar confianza, promover nuevas mentalidades y colaborar de forma constructiva.

En este mundo tan retado y distanciado socialmente, necesitamos estar unidos más que nunca. ¡Esta revolución es el inicio de alianzas fortalecidas donde se reconoce el valor de los activistas en los frentes de lucha y se les asegura apoyo y recursos!

El equipo de Grassroots Changemakers y CIVICUS estamos movilizando una comunidad global para iniciar esta revolución. Estas son las acciones colectivas que proponemos para promover este cambio:

Nuestro aporte

Durante esta campaña, abogaremos por la necesidad de crear espacios en que los activistas, donantes y organizaciones aliadas puedan conectarse de forma empática. Además, pondremos a prueba algunas propuestas:

  • El equipo de Grassroots Changemakers están realizando diálogos locales entre activistas y donantes en Filipinas, Madagascar, México, Sudán del Sur y Zambia.
  • Llevaremos a cabo un diálogo global de forma virtual entre grupos pequeños de activistas de bases, donantes y organizaciones aliadas internacionales que se enfocará en cocrear modelos potenciales de plataformas inclusivas para diálogos sostenidos entre estos actores.
  • Estamos apoyando a activistas de base en varios países para efectuar reuniones virtuales, llamadas “Jam Sessions”, muy dinámicas diseñadas por y para activistas con el fin de establecer relaciones entre grupos de activismo, promover la sanación colectiva y para que elaboren en conjunto sus propias visiones sobre el acceso a recursos y el activismo de base.

También ayudaremos a propagar las voces, opiniones y visiones de grupos y activistas de base para asegurar que estén en el corazón de esta revolución. Además, buscaremos celebrar y humanizar el activismo y compartiremos nuestra experiencia y aprendizajes para contribuir con este movimiento colectivo.