3 lecciones positivas aprendidas durante la serie de eventos de ICSW/virtual

Tras haber realizado siete conversaciones en línea sobre el poder ciudadano, nos sentimos inspirados por el potencial de la participación virtual y la resiliencia de la sociedad civil.

  1. Los eventos virtuales pueden crear condiciones propicias para el poder ciudadano

En nuestros siete seminarios web organizados para la ICSW/virtual, más de 2000 personas (entre asistentes, ponentes, colaboradores y telespectadores) estuvieron involucradas en conversaciones e intercambios constructivos que enriquecieron nuestro conocimiento, nuestras almas y amplificaron las voces de la sociedad civil. Varios activistas de diferentes países compartieron su trabajo, sus perspectivas, inquietudes, recomendaciones y soluciones prácticas sobre cuestiones actuales de la sociedad civil relacionadas con la COVID-19, la gobernanza mundial, el activismo juvenil, la financiación, la seguridad digital, las narrativas positivas, el autocuidado ¡e incluso sobre el artivismo! Algunos participantes establecieron contactos durante nuestros seminarios web que les generaron una mayor visibilidad y nuevas oportunidades de colaboración. Además, estas conversaciones virtuales serán la base del siguiente paso de nuestro recorrido: en 2021, los activistas de todo el mundo organizarán eventos locales (si la COVID-19 lo permite) para desarrollar estos temas a nivel comunitario.

Sabemos que existen lagunas importantes que deben subsanarse para que la participación virtual se vuelva más segura, inclusiva y propicia para toda la sociedad civil, sin embargo, debemos reconocer las ventajas y tratar de aprovecharlas. ¡Después de la ICSW virtual nos sentimos inspirados por el potencial de los eventos virtuales para fortalecer el poder ciudadano!

2. El poder ciudadano es tenaz y resiliente

Celebrar estas conversaciones en medio de una pandemia nos permitió comprobar que la crisis ha agudizado las amenazas y los retos a los que se enfrenta la sociedad civil en todo el mundo, pero también ha puesto de manifiesto la tenacidad y la resiliencia del poder ciudadano.

Por ejemplo, los jóvenes activistas que participaron en nuestros eventos mostraron que están trabajando bajo unas condiciones financieras muy desfavorables, pero siguen liderando poderosos movimientos sociales, políticos y medioambientales en todo el mundo. Otros activistas explicaron cómo los confinamientos habían aumentado las restricciones a las libertades fundamentales y habían puesto fin a manifestaciones decisivas en sus países, mientras que el financiamiento de su trabajo disminuía drásticamente, sin embargo, se enfocaron siempre en posibles soluciones y en cómo reinventar sus estrategias para hacer frente a esta nueva realidad.

Al tiempo que se denunciaban los problemas y las injusticias, en cada conversación de ICSW/virtual reinó el deseo de avanzar, colaborar, compartir aprendizajes y generar soluciones. Esa actitud se demuestra en el terreno: movimientos como el de #blacklivesmatter cobraron fuerza durante esta crisis, y, como documentamos en este informe, a pesar de los escasos recursos y otras restricciones, la sociedad civil de todo el mundo ha respondido de manera crucial, audaz, creativa e innovadora ante la pandemia.

3. Transforma tanto tus lecciones positivas como las difíciles en herramientas útiles

Organizar y llevar a cabo una serie de seminarios web no parece suponer un gran problema. Sin embargo, sí que lo es. La coordinación con los diferentes equipos de anfitriones asociados y con los numerosos ponentes repartidos por todo el mundo es bastante compleja. Es difícil llevar a cabo todos los encuentros en tres idiomas. Además, desde el punto de vista técnico, todo puede salir mal antes, durante y después de un seminario web: desde manejar un software problemático de gestión de participantes o de organización de eventos, pasando por los problemas de conexión a Internet, micrófonos que no funcionan o troles de Internet que amenazan el seminario web, hasta perder la grabación del mismo.

¡Pero aprendimos mucho! Creamos un registro del aprendizaje donde anotamos lo que salió bien, no tan bien y muy mal, y esas reflexiones se han utilizado para desarrollar protocolos y herramientas para mejorar nuestros eventos virtuales. Gracias a la experiencia adquirida en ICSW/virtual, disponemos de nuevas listas de verificación, de protocolos de seguridad, de formularios de autorización y de información que han sido de ayuda para nuestro pequeño equipo y también para otros colegas de nuestra organización. Pero también tenemos una lista considerable de cosas que quedan por hacer, aprender y corregir. Estamos decididos a transformar este aprendizaje en mejores eventos y en reforzar nuestra conversación global sobre ciudadano para todas las personas que se una al recorrido de la ICSW 2020-21.