Adolescentes de mi edad que abandonan la escuela para poder protestar por su futuro y por su libertad

 Bawi Hnem SungBawi Hnem Sung, Texas, EE.UU.

Bawi Hnem Sung, estudiante de 17 años de edad, también pertenece a la comunidad Chin de Lewisville, Texas, y forma parte del Club Chin del instituto de Lewisville. Su familia huyó de Myanmar cuando ella tenía tres años.


Esta es su historia: 

"Tuve la oportunidad de visitar Myanmar en el invierno de 2019, y me rompe el corazón que las calles por las que paseé sean ahora el lugar donde se dispara día y noche, las personas que conocí estén escondidas, o luchando por sus vidas, y que la posibilidad de volver a abrazar a los miembros de mi familia sea cada vez más incierta. 

Tengo el corazón roto y me enfurece que los ciudadanos de Myanmar tengan que enfrentarse a la opresión de los militares una vez más.

Para ser sincera, este golpe me ha abierto los ojos para ver lo oprimido que está el pueblo de Myanmar. Esta es la primera opresión militar de la que soy testigo, y aunque escuché muchas historias de familiares y amigos, nunca entendí realmente la rabia y la ruptura que el gobierno de Myanmar sostiene.

Cuando digo que siento el máximo respeto por los manifestantes de Myanmar, me quedo corta. He visto vídeos y he leído noticias sobre cómo los padres despiden a sus hijos todas las mañanas con el pensamiento de que quizás sus hijos no vuelvan a cruzar las puertas de su casa, sobre adolescentes de mi edad que abandonan la escuela para poder protestar por su futuro y por su libertad, y sobre cómo la sociedad de Myanmar trabaja unida. Realmente me conmueve mucho y me dejan asombrada la resistencia y la fuerza que tiene la gente. 

El estar en un país diferente indudablemente ha generado barreras entre nosotros y la gente de Myanmar, pero he hecho todo lo que estaba en mi mano para intentar ayudar. Con la ayuda de los profesores y de mis amigos activistas, hemos conseguido recaudar donaciones para la gente de nuestro país natal, hemos mostrado nuestro apoyo a la gente participando en las protestas y hemos hecho todo lo posible para que el mundo escuche las voces del pueblo de Myanmar.

Bawi Hnem Sung protesting

También hemos organizado un día de llamamiento a la acción dirigido a nuestros senadores y representantes, y hemos compartido lo que está ocurriendo en Myanmar en nuestras redes sociales. En nuestro Festival anual Chin, hicimos un apartado dedicado al movimiento de desobediencia civil con la esperanza de que sensibilizara más a la comunidad que nos rodea. El Club Chin del instituto de Lewisville también consiguió recaudar más de 1.000 dólares.

Los militares han creado una imagen falsa ante el mundo bloqueando el acceso a Internet, secuestrando a famosos que detestan a los militares y silenciando las voces del pueblo de Myanmar. Está claro que no quieren que sus actos infames sean mostrados y difundidos en Internet, ya que la comunidad internacional podría ayudar publicando lo que está ocurriendo.  

Las personas de origen birmano han protestado en muchos países de todo el mundo, como Corea del Sur, Australia, Canadá y muchos más. Significa mucho para nosotros ver que muchos de nuestros hermanos y hermanas de diferentes etnias vienen y se unen a nuestra protesta contra el golpe militar. 

Ahora comprendo cuánto reconocimiento internacional y ayuda necesita el pueblo de Myanmar: necesitan que se escuche su voz. Llevan más de 70 años esperando a que el mundo les escuche, y quiero asegurarme de que estos años no se prolonguen por más tiempo".


Pie de foto: Bawi Hnem Sung; Bawi Sung protestando en Dallas, Texas. (Derechos de autor: Bawi Hnem Sung)