“La inclusión es una ilusión”

English | French 

Ochoa Ayala, Fundación 11:11, México

75bd8516 3dbc 4c4c b7f2 bfee9a8ed5f9

¿A quién no le gusta sentir que pertenece a un lugar, comunidad, espacio, algo? El sentido de pertenencia tiene que ver con la identidad que cada individuo va desarrollando a lo largo de su vida, da una muestra de quienes somos; por ejemplo yo, soy una mujer, joven, mexicana, activista, soñadora etc., es como me identifico y las palabras que elegí para describirme hacen que me conecte con personas afines.

Al ser una mujer joven mexicana activista soñadora encontré a CIVUCUS

“Una comunidad mundial de ciudadanas y ciudadanos informados, inspirados y comprometidos en el abordaje de los desafíos que enfrenta la humanidad.”[1]

Al leer su visón de inmediato supe que quería ser parte de esa comunidad y es que me sentí identificada, supe que al otro lado del planeta, en el hemisferio de a lado, existían personas con una visión muy similar a la mía, con la intención de cooperar y crear alianzas para que los problemas de la humanidad se combatieran de manera conjunta e unificando esfuerzos aislados.

Ingrese mis datos y cada semana me llegaba información sobre sus boletines, actividades y demás, hasta que un día llego un correo invitándome a la convocatoria “the Global Learning Exchange and AGM” en donde se hablarían temas de inclusión y diversidad en Montevideo, Urugay; Sin pensarlo mucho tome una decisión y apliqué, sin imaginar que acababa de abrir la puerta a una de las mejores experiencias de mi vida. Meses después me confirmaron que fui seleccionada y el 13 de diciembre me encontraba en un avión rumbo al intercambio de aprendizaje.

Fueron tres días donde hablamos sobre el significado de diversidad e inclusión, de entrada tanto las personas seleccionadas como los encargados de dirigir el intercambio teníamos diferentes nacionalidades, idiomas, aspecto, creencias e ideas pero eso no importo para intercambiar experiencias y crear conceptos nuevos, al interactuar entre nosotros le dimos vida y realidad a los conceptos de diversidad e inclusión, puesto que estás dos palabras no significan nada sino las llevas a la acción. Comprobamos de primera mano que las diferencias enriquecen las ideas y la disposición a escuchar da pie a la inclusión.

Juntos concluimos que la diversidad es la riqueza de lo diferente y la inclusión es la bienvenida de eso, dos conceptos que coexisten puesto que uno necesita de otro para fortalecer cada acción que realicemos en pro de la humanidad.

Antes de este encuentro veía a la diversidad e inclusión como una ilusión, tenía el anhelo de que en mi país existieran personas que fomentaran acciones de bienvenida a lo diferente, y es que ya llevaba un tiempo trabajando por ello pero no se materializaba.

Lamentablemente vivimos en una Era de discurso y poco accionar, las personas hablan de aceptación, las leyes de inclusión, pero en la realidad parece más una exclusividad de lo diferente, es decir, “si eres diferente júntate con los que son diferentes como tú” pero entonces ¿dónde está la inclusión? ¿Es una ilusión inalcanzable? CIVICUS respondió mi duda al integrarme a un equipo donde lo que imperaba eran las diferencias, pero aprendí que la disposición, el respeto, la humildad, el reconocimiento, son actitudes que cualquier ser humano puede tener con otro y al hacerlo se da la oportunidad de conocerlo e incluirlo a su mundo.

Recordemos que desde nuestra existencia pertenecemos a un mundo en el que todos coexistimos y al que todos tenemos la oportunidad aportar algo valioso.

Gracias CIVICUS por hacer mi ilusión realidad.

[1] https://www.civicus.org/index.php/es/quienes-somos/acerca-de-civicus