Christian

Construyendo
redes sur-sur de
constructores
de paz

Christian (él)
Peacemaker 360
República Democrática del Congo

Esta historia forma parte de la guía "Obteniendo recursos para grupos y movimientos liderados por jóvenes: guía de reflexión y prácticas para donantes y organizadores juveniles". Pueden escuchar y leer la historia de Amanda a continuación o saltar a a los ejercicios propuestos para los donantes o a los grupos y movimientos dirigidos por jóvenes.

También puedes escuchar y compartir esta historia en SoundCloud y YouTube

¿Cuál fue la inspiración para comenzar Peacemaker 360?

Crecí en la parte este de la República Democrática del Congo, una región afectada por décadas de conflicto. Durante mis estudios universitarios en Kenia tuve la oportunidad de conocer gente joven de otros países africanos que se recuperaban de o atravesaban conflictos violentos. Había estudiantes de Burundi, Liberia, Ruanda, Sierra Leona, Sudán del Sur y Uganda, entre otros.

Yo estaba inspirado a aprender sobre sus experiencias y contextos. Me preguntaba por qué tanto de mi plan de estudios fue escrito por académicos del norte global: había mucha riqueza en el conocimiento de mis colegas, ¡conocimiento que se sentía vivo! Soñaba con crear oportunidades para conectar organizaciones de jóvenes que trabajaban en la construcción de paz en el sur global, con la meta de que pudieran comenzar a interactuar de forma sostenible, aprendiendo entre sí y trabajando en conjunto.

Este sueño maduró cuando me otorgaron una beca para estudiar construcción de paz en EE. UU. Como parte de mi programa de maestría, construí una bella amistad con un joven migrante de Colombia llamado Isaías. Isaías y yo intercambiamos relatos sobre la historia de nuestros países y pasamos largas horas componiendo música juntos, creando letras inspiradas por nuestro trabajo y estudios. Con Isaías comencé a experimentar el poder de contar historias y evocar las emociones para generar empatía y crear puentes culturales.

Mientras investigaba para mi tesis de maestría a personas jóvenes activistas que trabajaban en la construcción de paz, me di cuenta de que las historias y conocimiento de los constructores de paz jóvenes eran invisibles para los medios de comunicación. Lancé Peacemaker 360 para contar y dar visibilidad a esas historias.

¿Cuál ha sido tu experiencia para obtener recursos para tu trabajo?

Desde el principio me desilusionaron los modelos de financiamiento que dictaban los donantes.

En el Congo, yo estaba trabajando con una OSC pequeña en la promoción de liderazgo juvenil. Éramos muy exitosos en obtener recursos: teníamos cuatro alianzas de financiamiento y estábamos creciendo, considerando el paradigma que asume que más recursos financieros equivalen a crecimiento organizacional.

Pero me cansé de eso. Sentía que todo lo que hacía era responder a los donantes. Estábamos atrapados en la burocracia de cumplir con las fechas límite.

Este era un gran dilema para mí. Me preguntaba constantemente: ¿Cuánto estoy dispuesto a ofrecer en términos de mi propia visión y mi propia pasión para poder adaptarme a las condiciones impuestas por los donantes?

Luego de esa experiencia, ha sido más difícil para mí obtener recursos para mi trabajo. Me he vuelto más crítico del modelo de financiamiento tradicional, más interesado en hacer las cosas sin estar limitado por las estructuras de los financistas.

Ahora, Peacemakers 360 no tiene una estrategia de sostenibilidad financiera. Administramos donaciones individuales y hemos recibido subvenciones pequeñas para proyectos específicos. Dicho esto, yo desarrollo los proyectos de forma que no necesitan de financiamiento para su sostenibilidad.

¿Qué estás haciendo como alternativa?

Estamos creando una red de organizaciones constructoras de paz para poder apoyarnos mutuamente y juntas aumentar nuestro perfil y visibilidad. En el futuro, espero lograr trabajar más de cerca con nuestros socios para que puedan ayudarnos a dar sostenibilidad a nuestro trabajo.

Cuando comencé Peacemaker 360 simplemente seguí mi impulso de crear una comunidad para intercambiar conocimiento. Estaba cansado de la lógica verticalista que mantienen muchas organizaciones lideradas por jóvenes en la que no podemos hacer nada sin dinero.

Creo que hay valor en preguntarnos: ¿qué podemos hacer sin financiamiento?

Hacer las cosas sin financiamiento es empoderador; reduce el riesgo de dependencia del modelo de financiamiento de los donantes.
Por supuesto, no podemos hacerlo todo solos. Sí creo que al adoptar una mentalidad más independiente podemos volvernos más creativos y desarrollar una experiencia única. Esto puede darnos una ventaja para que otras instituciones reconozcan nuestro trabajo, lo respeten y nos traten como iguales. O al menos esa es mi esperanza.

El problema es que los donantes están menos dispuestos a darte financiamiento si no tienes otras subvenciones porque temen que no tengas la capacidad de manejar las finanzas: es un dilema estilo el huevo y la gallina. Pienso que es un argumento defectuoso. Los donantes deben apoyar a las organizaciones basándose en su impacto, y si logramos impacto con poco o nada de financiamiento, deberían ayudarnos a desarrollar la capacidad para administrar mucho más.

¿Cómo concibes las prácticas de medición de impacto?

Creo que el impacto y los indicadores deben ser definidos por las mismas comunidades. En el caso del Congo, cuando le decimos a un donante grande que estamos teniendo impacto al trabajar en liderazgo juvenil, lo que ellos quieren ver son los números. Preguntan: ¿cuántos?, ¿cuántos?, ¿cuántos?

Pero el valor de este trabajo no están en “cuántos”. Se trata de la calidad de relaciones que estas personas jóvenes son capaces de tener consigo mismas y con su comunidad como resultado de nuestro trabajo. La calidad de las relaciones es mucho más importante para las organizaciones juveniles, al menos en nuestro caso, que solo ver números o rellenar casillas para complacer al donante. Esta es una visión del mundo muy diferente y que es importante discutir cuando se habla de impacto e indicadores.

¿Cómo te mantienes económicamente?

Estoy trabajando como consultor y a menudo soy contratado de forma individual (independiente de mi organización). No es lo ideal, pero en este momento me ayuda a mantener Peacemaker 360 y mis propios medios de vida separados.

¿Cuál es la mejor relación que has tenido con un donante?

Estoy muy agradecido con el Proyecto Pollination. Ellos brindan pequeñas subvenciones de capital inicial o semilla de unos USD 1000 y pueden otorgarlos para impulsar organizaciones pequeñas que normalmente no calificarían. Los contacté en 2017 explicando que queríamos publicar un libro con 25 historias de jóvenes constructores de paz. Fueron muy receptivos. Respondieron pronto, con un tono informal y tenían requisitos de aplicación muy básicos.

Disfruté lo bondadosa y amable que fue la comunicación. Por ejemplo, fueron flexibles sobre el plazo para la publicación. Además, incluso me enviaron una lista de otras organizaciones a las que habían apoyado con la publicación de libros para que pudiera aprender de ellos y expandir mi red. Eso me pareció muy motivante.

Puede ser muy frustrante no recibir respuesta o un correo electrónico automático tras pasar tanto tiempo solicitando financiamiento.

¿Tienes recomendaciones para los donantes que quieren trabajar con grupos y movimientos liderados por jóvenes y experimentar con nuevos modelos de financiamiento?

Sugeriría que se enfoquen en el impacto social que tienen los grupos y movimientos liderados por jóvenes, que desarrollen mecanismos flexibles de financiamiento que incrementen ese impacto, y que comprendan que el impacto no se limita a números. Esto incluye reducir la burocracia de los reportes y contar con fondos de respuesta rápida accesibles para cubrir casos de protección o evacuación de líderes juveniles en situaciones que amenazan sus vidas. Todo esto es posible si la relación entre los grupos liderados por jóvenes no es transaccional ni verticalista, sino que es una relación entre iguales que deciden trabajar juntos para transformar las injusticias sociales alrededor del mundo.

Ejercicios para los donantes, aliados y facilitadores

¿Quién elige a los beneficiarios?

Christian dijo ser financiado por el Proyecto Pollination, un donante que otorga capital de hasta USD 1000. Le pedimos a Proyecto Pollination que compartiera algunas de sus mejores prácticas:

“Una de nuestras mejores prácticas más exitosas es involucrar a beneficiarios de subvenciones anteriores en la selección de nuevos beneficiarios. Lo hacemos invitándoles a ser voluntarios como “asesores de subvención”.

Creemos que los proyectos filantrópicos necesitan distribuir y descentralizar el poder de toma de decisiones; el perfil de quienes están tomando decisiones debe reflejar el de los individuos que están tratando de apoyar”.

Preguntas de reflexión: ¿Quién selecciona a los beneficiarios de subvenciones en tu institución? ¿Cómo podrías asegurar que las personas jóvenes estén más involucradas en los procesos de toma de decisión sobre la concesión de fondos?

Replanteando el impacto

Christian destaca que es importante que los donantes sean capaces de confiar y ver el potencial de impacto de los grupos y movimientos liderados por jóvenes que todavía no tienen una gran trayectoria ni registros de logros. ¿Cómo podría desarrollarse un proceso para ayudar a entender y evaluar el potencial de estos actores?

¿Cómo asignan valor a su trabajo los receptores de tus subvenciones, y qué puedes aprender de ellos sobre las diferentes formas de medir impacto? ¿Cómo puedes redefinir tus evaluaciones de impacto, teniendo en mente que los grupos y movimientos liderados por jóvenes puedan no pensar sobre el impacto de la misma manera que tú?

Comunicación auténtica

Paso 1. Escucha empática y generadora

¿Cómo calificarías tu nivel de escucha cuando estás interactuando con colegas y aliados? El Instituto Presencing plantea la teoría de que escuchamos de al menos cuatro formas diferentes. Observa este video para aprender sobre los cuatro niveles de escucha de Otto Sharmer.

Usando el gráfico a continuación, identifica tu nivel típico de escucha y hacía dónde desearías progresar.

Practica escuchar con estos diferentes niveles en tu próxima conversación con tus socios jóvenes.

Paso 2. Practica la comunicación auténtica

Christian valora el afecto y cariño en sus interacciones con socios y donantes. Siente que el tipo de experiencias compartidas y la calidad de la comunicación generan relaciones que son más auténticas.

Aquí hay algunas claves sobre cómo practicar la comunicación auténtica:

  • Escúchate primero a ti mismo para saber cómo escuchar a los otros.
  • Identifica dónde tus suposiciones inhiben tu habilidad para escuchar.
  • Revisa tus motivaciones para lo que estás a punto de decir.
  • Usa palabras para expresar tus sentimientos que permitan que otros hagan lo mismo.
  • Habla de forma específica en lugar de general.
  • Pide aclaraciones, tales como ¿qué quieres decir específicamente / esperas con eso?
  • Permite el silencio.
  • Toma conciencia de cuándo necesitas hablar y cuándo no.
  • No formules tu respuesta mientras la otra persona habla.
  • Respeta las diferencias.
  • Sé consciente de tus barreras.

Reflexiona sobre esta lista con tu equipo. ¿Hay algo que quisieras agregar o quitar?

Adapta esta lista, mantenla a tu lado en tu próxima interacción con tus grupos colaboradores liderados por jóvenes y revisa si te estás comunicando de forma auténtica. ¿En qué tienes buenas habilidades? ¿Qué puede mejorar en tu comunicación de acuerdo a la lista que tú y tus colegas elaboraron?

Usa tu próxima reunión para hacer un repaso breve. ¿Qué ha notado y mejorado cada uno de ustedes?

Ejercicios para grupos y movimientos liderados por jóvenes

¿Qué tanto estás dispuesto a comprometer?

Discute con tu equipo la pregunta de Christian: ¿qué tanto estoy dispuesto a ofrecer en términos de mi propia visión y pasión para cubrir los requisitos de los donantes?

Clarificando tu modelo

Christian tiene claro que por el momento prefiere que 360 sea una plataforma que trabaje con pocos recursos. Piensa que sus medios de vida son independientes de 360. Este puede no ser el caso para todas las personas jóvenes trabajando en un grupo o movimiento. Sin embargo es útil tener claridad sobre tu modelo.

¿Qué recursos financieros necesitas para manejar tu grupo o movimiento?
¿Has pensado en fuentes de ganancias alternativas? Muchas organizaciones juveniles alrededor del mundo están experimentando con modelos diferentes, tales como emprendimientos sociales, provisión de servicios, venta de productos y modelos de membresía. ¿Cuál podría ser el modelo o combinación de modelos que mejor funciona para tu organización y contexto?

Podrías dedicar algo de tiempo a investigar y contactar a otras organizaciones juveniles locales para conocerlas e inspirarte con su modelo de financiamiento. O podrías organizar una mesa redonda con otras organizaciones para compartir retos, aprender y desarrollar nuevas ideas.

¿De qué formas puedes traducir el conocimiento que has adquirido, a través de tu involucramiento en la sociedad civil, en otras formas de ingreso, como por ejemplo mediante consultorías o desarrollando servicios?

¿Hiciste algunos de los ejercicios anteriores? ¿En qué medida la historia de Christian te inspiró para ver tu papel como donante u organizador/a de manera diferente? Envíanos tus opiniones escribiéndonos a youth@civicus.org.

Estos y otros ejercicios e historias están disponibles en la versión pdf de la guía “Obteniendo recursos para grupos y movimientos liderados por jóvenes. Guía de reflexión y prácticas para donantes y organizadores juveniles”