El desmantelamiento de la sociedad civil nicaragüense no cesa

Declaración en el 50º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos

Diálogo interactivo sobre la actualización oral del Alto Comisionado sobre Nicaragua

Pronunciada por Nicola Paccamiccio

Gracias, señor presidente, y gracias a la Alta Comisionada por su actualización.

El desmantelamiento de la sociedad civil nicaragüense no cesa. Sólo en las últimas semanas, el gobierno de Ortega ha utilizado la legislación sobre lavado de dinero y la legislación sobre "agentes extranjeros" para anular el registro de casi 200 organizaciones que trabajan en temas que van desde la cultura hasta la ayuda y el desarrollo, pasando por el medio ambiente.

La nueva "Ley General de Regulación y Control de las Organizaciones sin Fines de Lucro", promulgada el mes pasado, podría ser la puntilla para la sociedad civil independiente, que ahora no puede continuar su trabajo. La ley dificulta el registro de las ONG, les obliga a solicitar la aprobación del gobierno para sus actividades y les impone nuevas limitaciones para la presentación de informes.

Las personas que defienden los derechos humanos y los líderes de la oposición siguen siendo perseguidos.  Yubrank Suazo, líder de la oposición y miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, fue detenido el 18 de mayo. Decenas de presos políticos fueron condenados en juicios exprés entre febrero y mayo, y desde entonces se han rechazado las solicitudes de apelación.

Esto es especialmente preocupante si se tienen en cuenta los malos tratos y las torturas que sufren los presos políticos, entre ellos la defensora de los derechos humanos María Esperanza Sánchez. Las presas políticas que viven con problemas de salud crónicos previos no han recibido la atención médica adecuada.

Las autoridades nicaragüenses no han dudado en utilizar la legislación, la política, el acoso judicial e incluso los actos de violencia para atacar a los defensores de los derechos humanos y a la sociedad civil. El establecimiento del Grupo de Expertos sobre Nicaragua es un paso significativo y bien recibido para lograr que la verdad y la rendición de cuentas se lleven a cabo, y pedimos al Alto Comisionado propuestas concretas sobre la mejor manera en que los Estados pueden apoyar a la sociedad civil sobre el terreno que está operando en una atmósfera de miedo y violencia.


 El espacio cívico de Nicaragua está clasificado como "Cerrado" por el CIVICUS Monitor